Operación… ¿Bikini? No, no, Operación U.N.C.L.E

 

 

Vamos a ver…

no es que tenga ganas de fastidiaros la semana, ni amargaros le existencia porque “el verano” está a la vuelta de la esquina, no

Seguro que ya habréis empezado a ver por todas partes “la temida frase” de las revistas, periódicos y “flyers” de centros de belleza:

¿Preparada ya para la “Operación Bikini”?

…seguida de una imagen con un fantástico trasero embutido en un “mini-bikini” que no se asemeja al nuestro ni en años luz (el trasero, digo, aquí el bikini es lo de menos 🙂 ).

Si me lo preguntaran en persona, soy de las que se quedaría ojiplática y acto seguido soltaría:

NO, NO, yo para la operación bikini no estoy preparada, yo preparada para la Operación U.N.C.L.E* … (y me quedaría tan ancha como unas pascuas…).

“La operación bikini” me parece un estrés y un trastorno del tres al cuatro.

Bastantes preocupaciones tenemos como para que llegue la primavera y empiecen a bombardearnos con anuncios por todas partes; empezando por la caja tonta y seguido por cualquier medio visible cuyo objetivo final -el público femenino- (y público objetivo de estas ideas marketinianas) hacen que nos añadan otra piedra más en ese saco que cargamos a nuestras espaldas llamado “vida cotidiana”.

Tengo claro que hoy en día (y por suerte) hay una mayor preocupación por la salud, y con ello, una gran cantidad de opciones en la red, blogs, libros etc… donde poder informarnos para poder disfrutar de una vida más saludable (tanto a nivel físico como mental); pero lo que sí sabemos tod@s, es que,  si durante el año no nos hemos preocupado por cuidarnos lo más mínimo, en tres meses no vamos a conseguir “la panacea”.

Cuidarnos y mimarnos durante todo el año es lo más sano y saludable, y a la larga, lo más fácil y económico.

La O.B. (operación bikini) “obliga” a:

– Pagar matrículas carísimas de gimnasios que no pisarás, ya que, cuando por fin te animas a ir, está ahí Junio; y las vacaciones…a la vuelta de la esquina.

– Comprar productos tanto de alimentación, belleza, etc… carísimos que te prometen bajar de peso mañana mismo y que son de todo, menos beneficiosos para la salud.

– Crear un “complejo terrible” y por ello, una “depresión terrible” versus “ataque de ansiedad” que te va a dejar la cuenta corriente temblando por culpa de las visitas al “psicoterapeuta”….

– Por lo tanto, creedme si os digo que la operación bikini no ayuda nada -al revés- …es muy perjudicial para nuestra salud y nuestro bolsillo.

Si de todas formas, después de leer este post, habéis optado por sucumbir ante el ataque y la falta de cordura, os damos unos pequeños tips para poder pasar “la fase de catarsis” un poco más llevadera…

1-Cambia tus hábitos alimenticios

Si aún no has hecho nada en este aspecto, quizás es el momento de empezar a hacerlo (y recuerda que para esto, nunca es tarde); es la base fundamental para conseguir buena salud y un buen rendimiento físico y mental.

Si no sabes por donde empezar, busca ayuda con un profesional especialista (no os dejéis engañar por las dietas milagro y promesas falsas, un buen profesional será sincero y no te prometerá nada que no sea real)… y sí, es muy muy importante que tú también seas sincer@.

2- Piensa en positivo

Si realmente piensas que no vas a conseguir tus objetivos, créeme que con una “mentalidad negativa”, no lo lograrás.

Sé positiv@ y sincer@ contigo mism@ y no te impongas nada que no quieras o puedas hacer; es mejor ir poco a poco y lograrlos, que rápido y mal.

3.- Haz ejercicio

El que te guste.

Ahora está de moda el “running” y ayer fue pilates (al que le tengo ganas, pero con máquina) y a ti las modas te tienen que importar muy poco; haz el ejercicio que te guste y si nunca lo hiciste, no te desanimes y por lo menos camina. Caminar es sanísimo, barato y efectivo… al principio siempre cuesta un poco (nadie dijo que fuera fácil) pero todo sacrificio tiene su recompensa… siempre.

Hace años luz, aquí la que suscribe hizo ballet y -aunque fue unos de los ejercicios más duros que hice en mi vida- me encantó… la disciplina y la dureza del ejercicio, mezclado con la delicadeza de los pasos y los gestos a la hora de bailar, enganchan y seducen; y tengo claro que hoy, treinta y cinco años después, volvería a hacerlo…

Hacer ejercicio hará que te sientas mejor física, mental y anímicamente…¡así que no tienes excusa para no hacer algo!

 

 

foto vía: Ballerinaproject
foto vía: Ballerinaproject

4.- Como recompensa, regálate un masaje corporal

Además de desconectar del mundanal ruido y dedicarte un poco de tiempo para ti mism@, es fabuloso para ayudar a eliminar toxinas, relajarte aligerar piernas pesadas, eliminar celulitis y mejorar el aspecto de la piel. 

Si acudir a un centro de masajes se te hace impensable, lo podéis hacer en casa vosotros preparando un ritual de Hamam con los productos de Kaé  que son:

Jabón negro beldi que exfolia y prepara la piel junto con el guante Kessa.

Rhassoul marroquí que purifica, limpia y ayuda a detoxificar la piel.

Y por último, hidratar y tratar con los aceites Tonificante o Circulatorio; cada uno específico para cada necesidad.


Foto: TheSkinLab

De momento, aquí en TheSkinLab (y por experiencia de otros años), estamos aguantando la OB…y cuando llegue la época del “chiringuito-furanchil” veremos si tenemos la misma fuerza de voluntad…

y vosotr@s, ¿cómo lleváis la OB?

 

 

*Operación Uncle: Del director Guy Ritchi que, no lejos de ser una película de comedia y acción del 2015, dejó ver un reparto de actores “fabulosos” en dónde habría que darle un merecido Oscar a Joanna Johnston, la directora de vestuario que consiguió que se dijese de su trabajo:

El resultado es brillante y probablemente tengamos ante nuestros ojos a los espías más fashion que haya dado el cine, algo así como el cruce perfecto entre James Bond y ‘Mad Men’.

Muy recomendable señoras y señores…


foto Via Fotogramas

 

Comparte este post!

Acerca del autor : admin

0 Comentarios

Deja un comentario.

Tu email no será publicado.